Publicada:

Únete al Día Mundial de la Salud con una alimentación equilibrada.

 Únete al Día Mundial de la Salud con una alimentación equilibrada.

Este 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha realizado una llamada a los líderes mundiales para que se comprometan a garantizar el bienestar de sus ciudadanos y la alimentación es parte fundamental de este bienestar. InfoAlimenta ha querido sumarse a esta efeméride con algunas claves para que, si todavía no lo haces, aprendas a comer de forma saludable.
La primera regla es desterrar falsos mitos. No hay alimentos prohibidos. Podemos comer de todo, pero no todo lo que podamos. Por eso es importante que conozcas los distintos grupos de alimentos y qué te aporta cada uno de ellos. Comencemos con una definición: un alimento es cualquier sustancia o producto que, por sus características, aplicaciones y/o preparación, sirve para la nutrición humana normal. Los alimentos pueden ser tanto de origen animal, como la carne, el pescado, la leche o los huevos; como vegetal, como los cereales, frutas, verduras o legumbres. Todos ellos tienen cabida en una dieta equilibrada. Los alimentos nos aportan nutrientes y energía, sin ellos, nuestro organismo no podría funcionar.
Los grupos de alimentos que deben formar parte de una dieta saludable son:
Cereales, pan, arroz, pasta y patatas
Ricos en hidratos de carbono, son fundamentales para que nuestro organismo se mueva. Estos alimentos deben aportar, al menos, la mitad de la energía que necesitamos para nuestro día a día. Podemos consumirlos a diario y tanto en el desayuno como en la comida o en la cena.
Verduras, hortalizas y frutas
Indispensables si quieres aprender a comer de forma saludable. Nos aportan vitaminas, minerales, fibra y agua. Admiten todas las combinaciones posibles y también deben formar parte de nuestra dieta diaria. Un consejo: si acostumbras a que tus hijos las coman desde pequeños, mantendrán el hábito en la edad adulta. Conviene que los niños y niñas consuman dos o tres raciones de verduras y dos o tres piezas de fruta por día, alternando las versiones crudas y cocinadas.


Grasas, aceites y frutos secos
A veces cometemos el error de excluirlos de nuestra dieta y, sin embargo, son absolutamente necesarios. Son imprescindibles porque aportan vitaminas y otros nutrientes que solo están presentes en este grupo de alimentos.

Leche y derivados lácteos
Yogures, queso, requesón, bebidas refrescantes con leche y zumo… nos aportan el calcio que necesitan nuestros huesos y las proteínas que requiere nuestro organismo. Si tienes problemas de peso, no tienes por qué renunciar a ellos. Siempre los podemos encontrar bajos en grasa.

Legumbres
Todo un emblema de la dieta mediterránea. Alimentos muy completos, contienen vitaminas, fibra, minerales, proteínas, hidratos de carbono. Prueba a combinarlas con cereales y verás cómo se multiplican sus efectos.

Huevos, pescados y carnes
Son ricos en proteínas. Los huevos nos aportan una proteína de excelente calidad y las carnes y pescados, además de proteínas, minerales como el hierro, que tiene una función imprescindible para mantener sano nuestro organismo. Elige, además, los pescados azules como fuente de ácidos grasos omega-3.

Nuestro consejo es consumir alimentos de todos los grupos, pero teniendo en cuenta las cantidades. Algunos alimentos son necesarios todos los días, otros solo de vez en cuando, pero no hay por qué prescindir de ninguno. Una alimentación equilibrada es aquella en la que el conjunto de alimentos que componen los menús, su variedad y cantidad, mantienen las proporciones adecuadas para proteger la salud y prevenir la enfermedad.

A modo de resumen, te proponemos algunos consejos que te permitirán, no solo añadir años a la vida, sino vida a los años:

    1. Come frutas y verduras a diario, al menos cinco raciones.
    2. Incorpora a tu dieta alimentos ricos en fibra.
    3. La carne y el pescado son fuente de proteínas, también deben estar presentes en tu alimentación.
    4. Toma lácteos como el queso, la leche o el yogur. Si lo prefieres, elige los que son bajos en grasa.
    5. Hidrátate. Tu cuerpo necesita líquidos, hasta dos litros por día. Tu piel te lo agradecerá.
    6. No te olvides de que la alimentación debe ser completada con actividad física, así que saca algo de tiempo para caminar diariamente y practicar tu deporte favorito tres veces por semana. 

Recuerda que comer no es solo alimentarse, también es un acto social, que se aprende en familia desde la infancia. Disfruta de lo que comes. Come de todo, pero hazlo ¡de forma equilibrada!

 

 

 

Fuentes:

OMS. Día mundial de la Salud, 7 de abril de 2018

http://www.who.int/campaigns/world-health-day/2018/es/

Programa Perseo informa. Aprender a comer saludablemente

http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/educanaos/aprender_comer.pdf

Alimentación saludable. Guía para las familias. Ministerio de Sanidad.

https://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/promocion/saludJovenes/docs/alimentSaludGuiaFamilias_2007.pdf

 

COMPARTE ESTE CONTENIDO