Publicada:

¿Te cuesta dormir? Presta atención a lo que cenas

¿Te cuesta dormir? Presta atención a lo que cenas

Dar vueltas en la cama, mirar al techo, oír ruidos, ver pasar las horas… Estas situaciones son muy comunes en la población general, y es que el estrés, la ansiedad, las preocupaciones familiares o los problemas del trabajo pueden hacer que tengas dificultades para conciliar el sueño. Pero también hay un factor importante que a veces pasa desapercibido: la alimentación.

El sueño es fundamental, no solo porque elimina la sensación de cansancio, sino también porque restablece la energía celular, el sistema nervioso y mejora los procesos de aprendizaje.

Para conseguir un sueño reparador y mejorar la calidad de tu descanso puedes seguir estas pautas:  

  • Horarios y rutinas: Aunque no lo creas, el sueño puede entrenarse. Una buena organización conseguirá sacar el máximo provecho a tus horas de descanso. Establece una hora fija para acostarte y levantarte, de modo que dediques 7 u 8 horas a esta actividad.
  • Elige una buena zona de descanso: La habitación donde duermas tiene que ser un oasis de tranquilidad y silencio. Pero no solo eso, debe tener una temperatura correcta (18o aprox.) y oscuridad que facilite el sueño.
  • Haz ejercicio: La actividad física ayuda a tu cuerpo a prepararse para el descanso. No hace falta que hagas una maratón, basta con caminar rápido, correr o nadar. De esta manera tu cuerpo estará cansado y conseguirás dormirte antes.
  • Presta atención a tu cena: Para conseguir un sueño de calidad no es recomendable ingerir grandes cantidades de comidas al menos tres horas antes de irte a la cama.

Este último punto es importante y está estrechamente relacionado con el triptófano. El triptófano es el aminoácido precursor de la serotonina y de la melatonina, la hormona del sueño, proceso para el que se también se utiliza magnesio, vitamina B6 y zinc.

Chocolate, frutos secos, cereales, legumbres…son fuentes de triptófano. Además, entre las proteínas ricas en triptófano podrás encontrar la leche, carne de pollo o pavo y pescados azules. Las frutas que más aportan de este aminoácido son la piña, el plátano, el aguacate y la ciruela. Con estos con consejos y los que te dimos en este post y en este otro, puedes organizar tu cena para cubrir todos los objetivos que se esperan de esta toma.

Como se puede comprobar sueño y alimentación están muy relacionados, de modo que si quieres dormir a pierna suelta pon atención a lo que consumes antes de ir a la cama. Y recuerda, no hay alimentos prohibidos, podemos comer de todo, pero no todo lo que podamos.  

  

Fuente: ASENARCO Asociación Española del Sueño

COMPARTE ESTE CONTENIDO