Publicada:

Te contamos sobre la migraña y el papel que juegan algunos nutracéuticos sobre ella

La Sociedad Internacional de Cefaleas (International Headache Society) ha establecido una clasificación de migraña como herramienta para diagnosticar los distintos tipos en función de sus signos y síntomas. El principal criterio que se emplea es, si la migraña cursa con aura o sin aura, entendiendo como aura el trastorno reversible de tipo sensorial que afecta a la visión, el habla, a nivel motriz, el tronco encefálico o la retina.

Desde hace unos años, se ha propuesto como desafío encontrar herramientas no farmacológicas para el tratamiento de la migraña esporádica y de nivel avanzado. De esta manera, también se reduce la probabilidad de sufrir efectos adversos debidos a la medicación tales como mareos, somnolencia, fatiga... Se ha estudiado, entre otros, el efecto de los nutracéuticos como posible ayuda para la migraña. ¿Pero... qué son los nutracéuticos? Son alimentos o complementos dietéticos que aportan beneficios para la salud, su consumo está aumentando inclusive en los individuos con migraña. Por ello vamos a comentar uno a uno aquellos nutracéuticos que se ha visto que podrían tener cierto efecto preventivo para tratareste trastorno, algunos de ellos son la riboflavina o vitamina B2, coenzima Q10, magnesio, extracto de raíz de petasita (Petasites hybridus) y matricaria (Tanacetum parthenium).

Comenzaremos hablando de la riboflavina, que es precursor de dos coenzimas (flavín monocluteótido y flavín adenín dinucleótido) que intervienen en el proceso de obtención de energía durante el ciclo de Krebs, que tiene lugar en la mitocondria celular. Su relación con la migraña es, que se observó que varias personas con migraña tenían cierta disfunción mitocondrial, por ello surgió la posibilidad de estimular la función de este orgánulo celular con el aporte de riboflavina. Se realizaron varios estudios con diferentes condiciones donde se administraban suplementos de riboflavina, y se vió que en niños no se mostraban cambios en la frecuencia e intensidad de la migraña. Por otro lado, en adultos se observó que tras dos meses de tratamiento con riboflavina se veía reducidoo el número de días que cursaban con migraña. Otro estudio se realizó con una mezcla de riboflavina, coenzima Q10, magnesio y multivitaminas, donde sí se observaron efectos positivos de mejora en la intensidad de dolor y la carga de la enfermedad. Al ser tan dispares los estudios realizados, sería una interesante línea de investigación de cara al futuro estandarizar este tipo de estudios para ver los posibles efectos de la suplementación con riboflavina.

Por otro lado, también interviene en procesos metabólicos y de obtención de energía en la mitocondria el coenzima Q10, que tras su uso en un estudio donde se suplementaba a adultos, se observó que tenía efectos positivos disminuyendo la frecuencia de ataques de migraña. No se obtuvo el mismo resultado al realizar un estudio similar en niños y adolescentes, donde este coenzima no ejerció ningún efecto sobre la enfermedad.

Cabe tener en cuenta que se ha puesto de manifiesto en varios estudios la reducción de los niveles de magnesio en personas con migraña, y su relación con la hiperexcitabilidad neuronal que supone este trastorno. Por ello se han realizado estudios donde se ha evaluado el impacto de la suplementación con magnesio oral como método preventivo en los individuos con migraña. Algunos de los estudios sí muestran la disminución de frecuencia, duración e intensidad de dolor de la migraña, pero hay otros que no muestras diferencias significativas. Por ello, el efecto del magnesio como prevención para la migraña no está definido claramente debido a la limitación de los estudios realizados.

Otros nutracéuticos que están en estudio son el extracto de raíz de petasia (Petasites hybridus), en forma de comprimidos. Ha mostrado ser eficaz en varios estudios disminuyendo la frecuencia de aparición de migraña, pero al mismo tiempo se cuestiona su seguridad ya que tiene efectos tóxicos en el hígado. Por lo que su uso como método preventivo no debe probarse hasta que se asegure que sea tanto eficaz como seguro. En el caso del extracto de raíz de matricaria (Tanacetum parthenium) no hay suficiente evidencia científica que avale este compuesto como método preventivo de la migraña.

El consumo de estos nutracéuticos en relación con la migraña no está sujeto de momento a suficiente evidencia científica, es por lo que habría que promover el estudio de estos compuestos para evaluar su eficacia. Podrían ser en el futuro una buena herramienta no farmacológica para reducir la incidencia de este trastorno y así contribuir a una mejor calidad de vida de los individuos que lo padecen.

Bibliografía:

  •  Goadsby, P. J., et al. (2017). Pathophysiology of Migraine: A Disorder of Sensory

    Processing. Physiol Rev. 97 (2): 553-622.

  •  Puledda F., Shields K. (2018). Non-Pharmacological Approaches for Migraine.

    Neurotherapeutics. 15 (2): 336-345.

COMPARTE ESTE CONTENIDO