¿Qué valor nutritivo tienen los productos como por ejemplo, las varitas de merluza, que se dan a los niños? ¿Pueden realmente sustituir al pescado?

La merluza fresca por 100 gramos aporta 83 kilocalorías, 14 gramos de proteínas, 2 gramos de lípidos, 1 gramo de hidratos de carbono y cantidades significativas de minerales como calcio, magnesio, potasio y vitaminas como niacina y ácido fólico.

La merluza congelada comercial, a la plancha o con aderezos, posee entre 80 y 100 kilocalorías por 100 gramos de alimento y su contenido en nutrientes es prácticamente el mismo.

Los preparados comerciales de merluza empanados o rebozados (varitas, filetes, rodajas y con otras formas de presentación) contienen en su mayoría alrededor de 150-200 kilocalorías por 100 gramos de producto. En este caso, la cantidad de proteínas, vitaminas y minerales es similar, pero el contenido de carbohidratos y grasas es mayor debido a este empanado o rebozado que poseen y además en el caso de las grasas por el posterior proceso de fritura que necesita antes de su consumo.

Todos estos productos tienen entre 55% y 78% de pescado y de 45% a 22% de rebozado o empanado respectivamente. Los tipos que tienen mayor cantidad de pescado son los filetes rebozados, después las rodajas y filetes empanados, y por último, las varitas debido a su mayor cantidad de empanado son las de menor porcentaje de pescado. Estas últimas si además tienen relleno (queso, ketchup, etc.) el porcentaje puede disminuir hasta el 33%.

Con esto se puede decir que el valor nutritivo del pescado que contienen estos productos es similar al que tiene el pescado fresco preparado en casa. Pero también hay que tener en cuenta dos cosas, en primer lugar, que la cantidad de pescado por 100 gramos de producto es menor que en la merluza fresca, congelada comercial, a la plancha o con aderezos, de manera que la composición nutricional del producto total varía; y en segundo lugar, que son más calóricos por su rebozado y empanado comercial, por lo que se aconseja limitar su consumo en niños con sobrepeso.

Pueden sustituir ocasionalmente al pescado porque la base es pescado. Es una buena manera de que los niños coman este alimento y se vayan acostumbrando a su sabor y textura. Pero lo realmente importante es llegar a introducir otros tipos de pescados y otras formas de preparación para conseguir una dieta sana y variada.

COMPARTE ESTE CONTENIDO