¿Qué producto o planta medicinal es efectiva para eliminar líquidos, toxinas y quemar grasas de forma natural?

Actualmente no existe ninguna sustancia “milagro” que elimine la grasa del organismo. Sí que existen productos (fármacos y sustancias naturales) que pueden ayudar a eliminar líquidos y facilitar, con la excreción de estos, la eliminación de otras toxinas. Sin embargo, la expulsión de los líquidos no “adelgaza”, ya que para ello hay que perder grasa y no líquidos y minerales, fundamentales para la salud y que se deben reponer totalmente para el correcto funcionamiento del organismo.

Solo en casos de enfermedades, como edemas producidos por enfermedades cardiovasculares, problemas de insuficiencia renal, etc. está indicado el uso de estos fármacos. También hay plantas que se emplean como diuréticos, entre ellos, el abedul, la cola de caballo, el diente de león, el enebro, etc.

Para el tratamiento de la obesidad, los únicos fármacos que son recetados, en casos muy específicos, son los anorexígenos y los antidepresivos (que actúan contra el apetito y la saciedad, pero con multitud de efectos secundarios, incluso estos en ocasiones, llegan a ser adictivos). Además también se emplea el orlistat o tetrahidrolipstatina (conocido comercialmente como Xenical®), este es un inhibidor de las enzimas lipasas, imprescindibles para la absorción de los lípidos a nivel intestinal. Con este compuesto se disminuye la absorción de los lípidos, sin embargo, como consecuencia aumenta la excreción fecal de grasa, originando efectos adversos como movimientos intestinales, esteatorrea (diarrea causada por la grasa), calambres abdominales, incontinencia fecal y náuseas. Incluso pueden verse comprometida la correcta absorción de vitaminas liposolubles como la vitamina A, D y E, viéndose en situaciones concretas, necesaria la suplementación. Todos estos fármacos deben ser prescritos bajo receta médica y estrecha supervisión.

También existen productos naturales indicados para el tratamiento de la obesidad. Entre ellos, plantas como el algarrobo, konjac o glucomanano y fucus (por su cantidad de polisacáridos), la espirulina y el plantago (por su elevado contenido en mucílagos y proteínas) y el guar (por su elevada viscosidad), presentan una gran capacidad de absorción de agua que provoca un aumento del volumen del contenido gástrico, proporcionando sensación de saciedad, disminuyendo el apetito y aumentando el tiempo de vaciado gástrico. Este es el mismo efecto que produce la fibra que se encuentra en los alimentos. También se emplean como coadyuvante en tratamientos de sobrepeso, el guaraná, el mate, la nuez de cola y el té, como estimulantes del sistema nervioso por su contenido en cafeína y compuestos similares, como la teína y teobromina. Al té, además se le atribuye el provocar una disminución del tiempo de transito intestinal y retraso del vaciamiento gástrico, y concretamente para el té verde el incremento de la termogénesis.

También se emplean como coadyuvantes en dietas hipocalóricas en el tratamiento de la obesidad, la Gymnema sylvestre, por su efecto inhibidor de la absorción intestinal de glucosa.

Además se emplea la corteza de la garcinia cambogia. Determinados estudios afirman que su administración crónica produce una reducción significativa de la ingesta de alimentos (durante las primeras horas de administración), del peso corporal y de los niveles de colesterol, triglicéridos y ácidos grasos. Determinándose en muchos estudios, por lo tanto, como ayuda en el mantenimiento de la perdida ponderal de peso, por ser en cierta medida, inhibidor de la lipogénesis.

Todos estos productos son siempre complementos del tratamiento del sobrepeso, que no podrán obtener ningún éxito, si no se cumple con el tratamiento esencial de una dieta equilibrada hipocalórica y del ejercicio físico habitual.

Antes de consumir cualquier planta medicinal es esencial consultar con el médico o farmacéutico.

COMPARTE ESTE CONTENIDO