¿Qué es el metabolismo basal? ¿Cómo es el método de medición del metabolismo basal analítico? ¿Cómo es el método de medición del metabolismo basal experimental? ¿En que se diferencian? ¿Cuál es mejor?

El metabolismo basal es la energía que se consume en las actividades mecánicas de sostén de los procesos vitales como: la respiración, la circulación de la sangre, la síntesis de constituyentes orgánicos, conservación de la temperatura corporal, etc. Es, por tanto, la energía necesaria para el mantenimiento de las funciones orgánicas normales y homeostáticas, con el organismo en reposo y en ayunas. El 50 % de esta energía consumida se emplea para las necesidades metabólicas del sistema nervioso y el 29 % es utilizada por el hígado para la síntesis de glucosa y cuerpos cetónicos que sirven como combustible para el funcionamiento del sistema nervioso central. La tasa metabólica basal se ve influida por muchos factores constitucionales de la persona: tamaño del organismo (peso, talla), composición (parte magra y grasa), edad, sexo, por factores ambientales: clima, termorregulación, estrés, nerviosismo y estados fisiológicos: crecimiento, embarazo, lactancia, enfermedad, etc.

El gasto energético total diario (GET), es, la suma de la tasa metabólica basal que cubre aproximadamente de un 60 a un 75 % del GET, más el gasto según la actividad física, de un 10 a un 50 % (actividad diaria más ejercicio físico) y la termogénesis inducida por la dieta, que es la energía necesaria para llevar a cabo los procesos de digestión, absorción y metabolismo de los componentes de la dieta tras el consumo de alimentos (suponiendo un 10% del GET).

El cálculo del metabolismo basal se puede realizar de forma experimental, por medio de la calorimetría directa, introduciendo a la persona en una cámara térmicamente aislada, analizando el calor despendido por el inpiduo según la diferencia de la temperatura del agua que circula entre las paredes de la cámara. Esta técnica es las más fiable pero es compleja, de alto costo y no suele realizarse por la falta de instalaciones. Otra técnica es la calorimetría indirecta mucho más práctica aunque menos fiable y supone un menor coste. En este caso se relaciona el gasto energético con el consumo de oxígeno que penetra en el organismo y la cantidad de monóxido de carbono que se desprende.

La tasa metabólica basal se mide con el cuerpo en descanso físico y mental completo, relajado, pero no dormido, muchas horas después de cualquier ejercicio importante, por la mañana (después de 8 horas de sueño), tras ayuno de 10 o 12 horas y a una temperatura ambiente confortable (20ºC).

Los métodos analíticos, son los que utilizan ecuaciones o tablas estandarizadas basadas en datos experimentales tratados estadísticamente y agrupados por grupos de población. El trabajo con estos métodos es más sencillo que la calorimetría, aunque es menos exacto por no analizar directamente al paciente, sino sus datos antropométricos. Sin embargo son los más utilizados por su rapidez y bajo costo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), propone unas fórmulas para el cálculo de la Tasa Metabólica Basal (TMB) a partir del (P) (Kg):

Sexo y edad (años) Ecuación para calcular la TMB

(Kcal/día)

Hombres
0-3 (60,9 * P) – 54
3-10 (22,7 * P) + 495
10-18 (17,5 * P) + 651
18-30 (15,3 * P) + 679
30-60 (11,6 * P) + 879
+ 60 (13,5 * P) + 487
Mujeres
0-3 (61,0 * P) – 51
3-10 (22,5 * P) + 499
10-18 (12,2 * P) + 746
18-30 (14,7 * P) + 496
30-60 (8,7 * P) + 829
+ 60 (10,5 * P) + 596

COMPARTE ESTE CONTENIDO