'Desearía que me informaran sobre las especies de pescados que puedo tomar sin que se altere el ácido úrico.'

El tratamiento de la hiperuricemia comprende la dieta y agentes reductores del ácido úrico. Es necesario seguir una dieta muy pobre en purinas para conseguir descensos moderados de los niveles de ácido úrico.  Se debe adecuar la ingesta calórica para conseguir el normopeso de forma progresiva y no brusca (el ataque de gota puede ser provocado por una comida muy copiosa o, paradójicamente por una cura de ayuno).

Hay que reducir las purinas de la dieta para ayudar a que descienda el valor de ácido úrico en sangre. Se debe disminuir el consumo de alimentos ricos en purinas (vísceras, carnes, pescados azules, marisco...). Las legumbres tienen un contenido moderado en purinas (consumir tan sólo una vez por semana). Reducir o suprimir las bebidas alcohólicas ya que pueden dar lugar a una crisis aguda de gota (incrementa la producción de ácido úrico).

Aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos frente a los sencillos y las grasas. Una dieta rica en cereales, féculas y verduras pobre en purinas, estimula la excreción de uratos. Beber dos litros y medio de líquidos al día: alimentos y bebidas (agua, infusiones, zumos, gelatina).

En el pescado azul abundan más las purinas que en los blancos, por lo tanto el consumo debe ser de pescado blanco como el bacalao, besugo, dorada, gallo, merluza, lubina, entre otros.

COMPARTE ESTE CONTENIDO