¿Es verdad que las dietas hiperproteicas están dando mejores resultados para bajar peso que las hipocalóricas y sin efectos secundarios?

No es verdad, aquí se incluyen aquellas que prometen resultados rápidos sólo si se comen alimentos ricos en proteínas y suprimen o limitan al máximo los alimentos ricos en hidratos de carbono, tales como los cereales y derivados (arroz, pasta, pan), las patatas, las legumbres, las verduras y hortalizas y las frutas.


Los expertos en nutrición coinciden en afirmar que un aporte excesivo de proteínas e insuficiente de hidratos de carbono favorece la descalcificación ósea y puede ocasionar daños renales. Pero también pueden causar fatiga y mareo por falta de hidratos de carbono, ya que la glucosa, un sustrato deficiente en estas dietas, es la fuente de energía preferida por el organismo. Además, conducen a una gran pérdida de líquido y electrolitos lo que favorece la deshidratación, y se elevan los niveles de colesterol y triglicéridos, factores de riesgo cardiovascular.

Si la persona tiene hiperuricemia (niveles elevados de ácido úrico), ésta se agrava o incluso puede sufrir un ataque de gota. A corto y medio plazo se pierde proteína muscular e incluso proteína visceral puesto que el organismo la emplea como fuente de energía.


Con el tiempo, la falta de hidratos de carbono produce un exceso de acetona y otros cuerpos cetónicos en el organismo (cetosis) ya que el organismo se adapta a la situación y utiliza las grasas como sustrato energético, con el fin de preservar la degradación de proteína muscular y visceral. La cetosis conduce a la pérdida del apetito y náuseas, otra manera en que los seguidores de las dietas hiperproteicas logran perder peso con rapidez. Es característico un aliento y una orina con olor pronunciado debido a que se eliminan por estas vías pequeñas cantidades de acetona. El exceso de producción de cuerpos cetónicos produciría un aumento de la acidez orgánica, por lo que el riñón rápidamente comienza a producir iones amonio para neutralizarla. Si no se diese esta reacción, se podría originar una cetoacidosis grave, acompañada de grandes pérdidas de sodio y potasio, con consecuencias cardiacas serias e incluso mortales.

COMPARTE ESTE CONTENIDO