Me gustaría saber cuál es la alimentación y el ejercicio físico adecuado para una mujer embarazada.

Durante la gestación aumentan las necesidades energéticas, pero no se trata de comer por dos, sino de cambiar los hábitos alimentarios para proporcionar al organismo los nutrientes esenciales para la buena salud de la madre y el feto.

Entre los nutrientes a destacar está el calcio (leche y derivados) siendo fundamental para el desarrollo de los dientes y huesos del bebé, el hierro (carne, pescado, huevos, legumbres) para la formación de los glóbulos rojos, los omega 3 (pescado azul, nueces) para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso y el ácido fólico (cereales, legumbres, carnes) que también ayuda en el trabajo celular y en el crecimiento de los tejidos y previene ciertas anomalías congénitas, incluyendo la espina bífida.

Para conseguir el aporte de dichos nutrientes debe llevar una dieta equilibrada, variada y suficiente incluyendo cada día:

• 4 ó 5 raciones de carbohidratos (patatas, cereales, pan, arroz, pasta)

• 5 ó 6 raciones de frutas y verduras

• 2 raciones de proteínas (carne, pescado, huevos, legumbres o frutos secos)

• 3 ó 4 raciones de leche o derivados (1 vaso de leche, 2 yogures, 1 trozo de queso)

Tomar líquidos sin esperar a tener sensación de sed, sobre todo en verano.

La práctica de actividad física es muy importante a lo largo de toda nuestra vida. Durante el embarazo se recomiendan actividades como andar durante 60 minutos al día a paso ligero o nadar durante al menos 30 minutos. Además, en los últimos años han comenzado a practicarse en España ejercicios específicos de taichí,  yoga o pilates  dirigidos a mujeres  embarazadas, que ayudan a prepararse para el parto y mantienen la forma física de la mujer.

COMPARTE ESTE CONTENIDO