¿Cuál es el principal consejo para una embarazada que decide continuar con su dieta vegana o vegetariana?

Ser vegetariana o vegana y estar embarazada no es incompatible, pero es necesario prestar atención especial a ciertos aspectos de la alimentación. Los productos lácteos, los huevos y la miel pueden constituir valiosas fuentes de proteínas, vitaminas y minerales en una dieta vegetariana, pero si no se consumen estos alimentos porque se ha decidido excluir todo producto animal, es imprescindible asegurarse que se obtiene suficiente proteína vegetal procedente de otras fuentes, como legumbres o frutos secos. Debe asegurarse de tomar una dieta equilibrada y variada incluyendo diariamente cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, productos procedentes de la soja y frutos secos en menor cantidad debido a su elevado aporte calórico.


Las necesidades energéticas y de nutrientes de las mujeres vegetarianas embarazadas no son diferentes de las gestantes no vegetarianas. La principal excepción está en las recomendaciones superiores de hierro para las primeras, no tanto en la cantidad que se debe aportar como en la optimización de las formas de absorción y aprovechamiento.


Y se deberá prestar especial atención a la vitamina B12, al calcio, hierro, yodo y ácido fólico.

En el caso de:
- vitamina B12, si ovo-lacto-vegetariana, los huevos y los lácteos son alimentos que garantizan los requerimientos de este nutriente. Sin embargo si la embarazada es vegana, se deberá recurrir a alimentos enriquecidos en esta vitamina como derivados de soja, cereales de desayuno…
- calcio, debe ser de fácil asimilación que se encuentra en los lácteos de origen animal, también en los derivados de la soja, frutos secos, sésamo, legumbres aunque se asimila peor. Las algas son una buena fuente de calcio e incorporadas a sopas, ensaladas y arroces son un recurso muy interesante.
- Nuestro organismo asimila fácilmente el hierro que contienen los alimentos de origen animal pero tiene dificultades para asimilar el hierro que contiene los alimentos vegetales, por lo tanto se recomienda que se incluya vitamina C, para mejorarla, al igual que la fermentación de la soja aumenta la biodisponibilidad de este nutriente. Sin embargo, el salvado de los cereales integrales y los oxalatos abundantes en espinacas, así como los taninos del té, inhiben la absorción del hierro.

COMPARTE ESTE CONTENIDO